Páginas

viernes, 18 de abril de 2014

Con mimo

Cuaderno realizado con cosido japonés
Cuaderno realizado con cosido japonés
La encuadernación con cosido japonés resulta muy vistosa, sobre todo si se escogen colores muy contrastados, como el rosa fucsia de la tela de encuadernar y el papel blanco con florecillas del mismo color que puedes ver en esta libreta.

Y además, es muy sencillo confeccionar una de estas libretas, por eso ya he hecho algunas anteriormente.

Interior de cuaderno realizado con cosido japonés
Interior de cuaderno realizado con cosido japonés
Para el exterior, hay que realizar las tapas. La tapa superior consta de dos partes, para que se pueda doblar, con tela de encuadernación entre ambas. La tapa inferior, rígida, de una sola pieza. Y luego, hay que hacer los agujeritos en los puntos deseados.

Para el interior, basta con recortar el papel (cuartillas) y agujerear con un punzón en los puntos por los que se desea pasar el hilo.

Y después, a coser. He utilizado hilo de ganchillo, pero como es finito, he dado varias pasadas, hasta obtener el grueso que me parecía que quedaba bien.

Todos los pasos realizados, con mucha tranquilidad, midiendo, comprobando, afinando, poniendo todo el mimo... y disfrutando.

Y en la primera página, un pequeño detalle para personalizar, las iniciales de una persona estupenda.

viernes, 4 de abril de 2014

Achuchable

Osito de peluche tejido a punto de media
Osito de peluche tejido a punto de media
Este invierno he estado algo perezosa con las labores de punto. Es cierto que tengo entre manos una labor de ganchillo que ya os enseñaré. No obstante, hice un pequeño paréntesis para tejer este osito azul.

Encontré una maravillosa revista por Internet, en la que vienen un montón de patrones de peluches tejidos a punto. Claro que en mi opinión, también se pueden confeccionar a ganchillo, únicamente hay que seguir el patrón marcado.

Utilicé una madeja de lana azul y un poquito de lana blanca. La lana es finita y especial para bebé. Luego rellené y cosí las distintas partes. Finalmente bordé la carita, con sus ojitos, su nariz y su boquita con lana de color negro. Mejor no utilizar botones, que pueden provocar un accidente.

Dan ganas de achucharlo, verdad? Que lo rompas con salud...

domingo, 30 de marzo de 2014

Tea time

Bandeja decorada realizada a partir de una caja de gambas
Bandeja decorada realizada a partir de una caja de gambas
No hace mucho tiempo os mostré una pequeña bandeja de madera realizada a partir de una caja de gambas.

Al igual que en aquella ocasión, lijé, hice un pequeño relieve con pasta, pinté la caja de color gris perla, pasé una velita por las aristas y luego pinté de nuevo de color blanco. Tras volver a lijar para dar la sensación de desgaste, decoré con un estarcido a partir de una preciosa plantilla de pájaros.

He vuelto a hacerlo, le he tomado el gusto.

Detalle de relieve en el lateral de la bandeja
Detalle de relieve en el lateral de la bandeja
La base es exactamente la misma y la técnica utilizada también. Sin embargo, ahora he decorado la caja mediante tres técnicas diferentes.

Por un lado, unos recortes de tazas de porcelana aplicadas con decoupage.

Por otro lado, unas palabras transferidas a partir de un texto impreso con una impresora láser. Se estropeó un poquito una de las letras, pero así se queda.

Detalle del asa de la bandeja
Detalle del asa de la bandeja
Y en tercer lugar, unas pequeñas motitas de color gris perla, aplicadas con un pincel muy finito, con paciencia y algo de pulso.

He utilizado el mismo color gris que se adivina en las zonas desgastadas, que siguen las mismas motas que decoran las tacitas.

Un par de agujeros en cada lateral, y un cordón gris tejido que hace las funciones de asa, transforman una humilde caja de gambas en una pequeña bandeja para infusiones

Y como protección, una lámina transparente de las de encuadernación (mira que me dan juego...). Qué haría yo sin ellas.

jueves, 13 de marzo de 2014

Por si acaso

Funda de cojín de lactancia
Funda de cojín de lactancia
No hace mucho tiempo os mostré un cojín de lactancia que confeccioné para una nueva mamá.

El uso de este cojín es bien curioso.

En una primera etapa, facilita la tarea de dar el pecho al bebé sin destrozarte la espalda ya que el bebé se apoya en el cojín, que a su vez se apoya en el regazo de la mamá. Así el bebé está un poco más alto y puedes mantener la espalda recta.

Detalle de la cremallera de la funda del cojín de lactancia
Detalle de la cremallera de la funda del cojín de lactancia
En una segunda etapa, ayuda a sujetar al bebé, cuando ya comienza a sentarse pero aún no tiene la suficiente estabilidad como para no terminar resbalando a un lado o a otro.

Con todo ese trajín, y por si ocurre algún percance propio de esas edades, conviene lavar el cojín de vez en cuando.

Para permitir un lavado y secado más rápido, mejor contar con una funda que se pueda quitar fácilmente (con una cremallera) y que del mismo modo, se pueda poner de nuevo con la misma facilidad.

Ya sabes, por si acaso... 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...