Páginas

lunes, 30 de junio de 2014

Tus archivos

Estructura de archivador
Estructura de archivador
En alguna ocasión, he mostrado la personalización de unos archivadores tipo canguro que se estropearon con el sol, haciendo que el plástico se desintegrara prácticamente.

Por suerte, no ocurrió así con la estructura del archivador, que como puede verse en la imagen, estaba impecable.

Únicamente había que darle una nueva vida, sin plásticos esta vez.

Interior de archivador
Interior de archivador
Elegí el papel más bonito de todos los que tenía en mi carpeta de papeles, por qué no. Quería que el archivador luciera bien bonito en unas estanterías.

Manos a la obra.

Para recuperar el archivador, en primer lugar uní las tres piezas con una tela de encuadernación en color azul turquesa.

Esta es una técnica habitual en cartonaje, aunque no sé si a esta recuperación le podría llamar cartonaje, la verdad.

Luego reforcé las esquinas con la misma tela.

Interior de archivador
Forré el exterior del archivador con un maravilloso papel indio (lo dejo para el final, ya veréis qué bonito es).

Y por dentro rematé el archivador con cartulina. También de color azul, aunque de otro tono distinto.

Igual la cartulina no es el mejor material para forrar objetos de cartón, pero me gustaba el contraste de colores.

Archivador recuperado con la técnica del cartonaje
Archivador recuperado con la técnica del cartonaje
Y por fuera, la estrella de este trabajo: el papel. Se trata de papel indio realizado a mano (así me lo indicaron en la tienda) y bordado.

¿A que es un papel precioso?

Todo lo bonito que tiene este papel también lo tiene de complicado de manejar, porque absorbe muchísima cola y entonces se dilata y las medidas que has tomado ya no sirven y hay que rectificar sobre la marcha y encima no queda perfectamente liso, por la propia estructura del papel, claro.

Separadores de archivador decorados
Separadores de archivador decorados
Un sufrimiento, vamos.

También he hecho unos separadores bordeados con el mismo papel.

Y entre separadores, guardo algunos documentos de interés, a los que me gusta volver de vez en cuando en busca de inspiración.

Así están todos los documentos colocaditos, fácilmente localizables y no perdidos por los cajones.

Ya tengo menos trastos por el medio.

domingo, 22 de junio de 2014

Contraluz

Detalle de visillo a ganchillo
Detalle de visillo a ganchillo
Esas tardes de invierno... en tu sofá... con tu programa preferido... y con tu labor de ganchillo... pueden dar mucho de sí.

Poquito a poco vas haciendo.

Unos días más. Otros días menos.

Y vas guardando en un cajón.

Y cuando llega el buen tiempo y el veranito, es el momento de lucir esas labores.

Como estos visillos.
Ventanas rústicas con visillos de ganchillo
Ventanas rústicas con visillos de ganchillo

En una pared rústica, con un par de ventanas enmarcadas en madera y por donde la luz entra a borbotones, los visillos hacen su función.

La luz del interior se hace más tenue, el ambiente parece que se refresca y se torna más acogedor.

Algo muy de agradecer en los calurosos y luminosos veranos extremeños.

Ambiente ideal para echar un sueñecito...

Detalle de puntilla realizada a crochet
Detalle de puntilla realizada a crochet
Esta labor a ganchillo es de lo más simple, realizada a punto de red.

Os pongo las fotografías para que veáis en detalle el cuerpo del visillo.

También lleva una puntilla. Y finalmente un remate por todo el contorno.

Y a hora me dispongo a guardar mis hilos, mis ovillos y mis agujas hasta el próximo invierno.

sábado, 14 de junio de 2014

Belleza natural

Como habéis podido adivinar, cada vez me interesa más la naturaleza, las plantas y sus posibilidades.

Bandeja con tarros de cristal
Bandeja con tarros de cristal
Llevo algún tiempo elaborando mi propia crema hidratante a base de aceite de almendras y otros sencillos ingredientes como agua destilada y aceites esenciales. Lo poquito que sé lo he aprendido asistiendo a algún taller de cosmética natural.

Soy una novata en estos menesteres y por eso todavía son elaboraciones muy básicas. Pero os puedo asegurar que esta crema hidratante supera con mucho a cualquiera de las cremas comerciales que había probado hasta ahora.

Detalle del interior de la caja de gambas una vez pintada
Detalle del interior de la caja de gambas una vez pintada
Las guardo en pequeños tarritos de cristal, reciclados y tuneados con pegatinas, decoupage, cordeles, charms...

Y en esa ocasión, los he agrupado en una pequeña bandeja de gambas debidamente camuflada.

Para hacer la bandeja, en primer lugar lavé la caja en el lavavajillas y la dejé secar al aire unos días (así se le va el olorcillo).

Después hice unos agujeros para las asas y la pinté la caja con pintura acrílica de color gris perla.

Detalle del exterior de la caja de gambas una vez pintada
Detalle del exterior de la caja de gambas una vez pintada
Una vez seca, pasé una vela por las aristas y esquinas y pinté con pintura blanca.

Al secarse, lijé y pinté unas pequeñas motitas en el interior y unas rayas verticales en el exterior. Ambos detalles con la misma pintura gris de la base.

Finalmente, un pequeño cordón para las asas. Y unos recortes de tapones de corcho en la base, para proteger los muebles tal y como hice en otras ocasiones.

Yo creo que queda de lo más resultona esta pequeña bandeja y de lo más sencillo de hacer.

¿Te animas?

sábado, 7 de junio de 2014

Qué se puede hacer con

Mantelito de plástico
Mantelito de plástico
un mantelito individual desgastado por el uso?

Seguramente tengas mantelitos individuales de plástico duro en casa porque resultan de lo más práctico cuando tomas por ejemplo una cena fría delante del televisor y quieres proteger la mesa del salón, verdad?

Como todo, se desgasta, se mancha, se quema, se corta... y finalmente, tiene un aspecto desastroso.

Recorte de mantelito de plástico
Recorte de mantelito de plástico
Todo eso es de lo que se ha librado la mesa y el mantel ya ha cumplido su función. Pero aún así, puede seguir resultando útil.

Etiquetas de plástico
Etiquetas de plástico
¿Qué tal recortarlo así?

En este caso, el mantelito es blanco por la parte de atrás, por lo que se puede escribir en los recortes con un rotulador permanente.

Un posible uso podría ser el de una etiqueta para tus semilleros.

Lo mejor de todo es que de un único mantelito obtendrás un montón de etiquetas.

Planta con su correspondiente etiqueta de plástico
Planta con su correspondiente etiqueta de plástico
Y así sabrás qué tienes sembrado en cada maceta, ya sabes que al principio, no se distinguen muy bien unas plantas de otras (en la fotografía puedes ver una planta de guisantes).

Lo mejor de la etiqueta de plástico es que no hay problema de que se moje o se borre el texto.

Cuando la plantita esté lo suficientemente grande, los puedes quitar y guardarlos para la próxima siembra.  Después de varios usos, las etiquetas seguramente terminarán en la basura, pero no sin haber sido útiles en varias ocasiones.

Y tú ¿has sembrado algo esta primavera?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...